martes, 8 de agosto de 2017

Puente de Mayo en La Rioja.



Dice Cuqui, que La Rioja es como estar en el paraíso terrenal. Y al menos, en esta época del año, no le falta razón. Las suaves ondulaciones del terreno; el contraste de las diversas tonalidades de verdes y ocres; los olores a vid y cereal, a bosque y tierra mojada, te transportan a un mundo de ensueño. Conocía sus ricos caldos y verduras, pero para mi vergüenza nunca había pisado tierra riojana.
El viaje es corto, con apenas tiempo para apreciar esos cambios paisajísticos. Además, no es necesario correr cuando todo un largo fin de semana te espera por delante.


Nos acomodamos junto a la Iglesia de Tricio, cerca del frontón donde posiblemente Tinín dio sus primeros manotazos, en la CR El Caracol. La cena en Nájera, en el Restaurante El Olimpo, con nuestra primera menestra acompañada de unos patorrillos, pimientos y bacalao. Todo espectacular.



Amanecemos en Tritium Magalum rodeados de legionarios pertenecientes a la VII Legión romana. Escoltados por ellos dirigimos nuestros primeros pasos a la Basílica de Santa María de Arcos. La Basílica, declarada Monumento Histórico Artístico nos descubre, gracias a su buen estado de conservación, un gran número de detalles arquitectónicos e históricos de gran valor (paleocristianos y medievales). Las columnas que jalonan o delimitan la nave principal; los sarcófagos, romanos algunos,  medievales otros, que nos hacen ver lo efímero de nuestra existencia; la talla de la Virgen, patrona de Tricio, que preside la nave principal; o las pinturas y mosaicos que muestran la Pasión de Cristo, nos enseñan la evolución de nuestras creencias religiosas. 



Posteriormente, acudimos a la casa familiar, la casa que ha marcado a todos y cada uno de sus componentes su carácter y personalidad. Cada uno distinto, pero todos con un enorme cariño a esta tierra que les dio sus años de infancia y adolescencia, que les dio el calor veraniego y la suave fragancia de las viñas que llevan tan adentro.





Seguidamente acudimos a nuestra cita en Bodegas Contino. El contacto es a través de vínculos familiares y debo agradecer a Jesús Madrazo y especialmente a Patricia lo agradable y entrañable de esta visita. Conocer sus orígenes y secretos, saber del método de elaboración y disfrutar de sus vistas, olores y sabores ha supuesto un enorme placer. Como resumen a esta visita, diría que a veces, algunas obcecaciones en apariencia absurdas - como el cultivo de la uva graciano- producen efectos insospechados que pueden llevarnos al éxito. ¡Bien por la osadía y la aventura emprendedora!.




Llegamos con el tiempo justo a nuestra cita gastronómica en Echaurren, donde Arancha contribuye a que nuestra comida sea más agradable pese a los vecinos de mesa. Croquetas, menestra, caparrones, judías pintas y albóndiga, hacen que sea necesario un posterior paseo por Ezcaray y Santo Domingo de la Calzada.


El día no podía terminar de mejor forma que compartiendo unas patatas a la riojana y unas buenas chuletillas al sarmiento que con buena compañía, en ambiente familiar y amigable cargado de empatía, hacen que este segundo día en esta "tierra bendita" haya sido perfecto... o sublime.



Ayer nos quedamos dando vueltas a la cabeza con el significado de "esposabilidad: dicesé de la probabilidad de que la mujer que no mereces se convierta en tu esposa." Y con ese pensamiento amanecemos recordando también el buen vino, las chuletas al sarmiento y la buena compañía.


Iniciamos nuestro periplo visitando los monasterios de Yuso (7€) y Suso (bueno, sólo Yuso, para Suso no hay entradas disponibles) y el... Cisterciense de Cañas (4€). 


De Yuso, cuenta la leyenda, que fue construido ante la imposibilidad de trasladar los restos de San Millán a Santa María La Real de Nájera, ya que los porteadores se quedaban inexplicablemente anclados al valle. De Yuso, también resaltar, que es donde podemos establecer el origen del castellano. Destacar su antigua Sala Capitular (Sacristía) con fenomenales frescos del XVII y una magnífica cajonera donde guardar las casullas. No puedo despedirme de Yuso y Suso sin mencionar a Gonzalo de Berceo, primer poeta español y por tanto el primer quebradero de cabeza de mis comentarios de texto que D. Luis Conde corregía concienzudamente.



Seguimos nuestra visita cultural en la Abadía Cisterciense de Cañas fundada en 1170 al amparo de la familia najeriense Diaz de Haro y Ruiz de Castro, ahí es nada. Destacar el Retablo Mayor del siglo XVI que dedicado a Nuestra Señora resalta la infinidad de sus virtudes.


Tanto conocimiento cultural, despierta nuestra curiosidad por el conocimiento gastronómico y dónde mejor que en la Vieja Bodega en Casalarreina.
Acompañamos las alcachofas con foie, la menestra y el cabrito con un delicioso IZENA de Bodegas Zintzo.

Sin siesta de por medio, visitamos las bodegas de Herederos del Marques de Riscal (12€), donde además de las interesantes vistas del Hotel diseñado por Frank O. Gehry (te sonara del Guggenheim), nos ofrecen una degustación de sus caldos además de una explicación del proceso de elaboración.



Terminamos la jornada paseando y tapeando por las calles de Laurel y San Juan en Logroño. El Hotel F&G nos espera para ofrecernos un agradable descanso antes de la jornada del Camino de Santiago. 

Hoy toca hacer una etapa del Camino de Santiago. Bueno, no es una etapa completa, pero tampoco estamos demasiado andarines. Comenzamos en Torres del Rio, con parada en Viana, para reponer fuerzas y destino final Logroño. En total 20 Km.

El camino discurre ondulante entre viñedos y campos de cereal. La vista se pierde en el horizonte entre las sierras de Cantabria y La Demanda. Conversando unas veces, ensimismados en nuestros propios pensamientos otras, vamos haciendo camino.


En Viana un pequeño recorrido turístico por sus calles y unos pintxos en el Palacio de Pujadas antes de continuar hasta Logroño. 

Finalizada la etapa y tras una buena ducha, un pequeño homenaje en El Cachetero. Los saquitos crujientes de manitas con hongos y foie, la tradicional menestra y unos "sublimes" caparrones de Anguiano, forman parte del menú.


Uno, no puede despedirse de La Rioja sin pasar antes por Santa María la Real en Najera, sin dar gracias a Dios por el privilegio de haber visitado en vida el "paraíso terrenal" y haber pisado esta "tierra bendita" a la que, como decía al principio, Cuqui siempre ha hecho gala y honor.



Ya de vuelta y con la mirada puesta en la próxima escapada, es imprescindible una parada en Landa (Burgos) para degustar sus fenomenales huevos con morcilla.

¿Quieres ver más fotos?

No hay comentarios: