miércoles, 27 de enero de 2010

Cuestión de género

Debido a que mi estudio en materias lingüisticas fue algo deficiente, pese a las largas lecturas de "Metropolitano" o de las aventuras de Isa, Guille, Millán y África y al esfuerzo desarrollado por D. Luis Conde y su mágica moneda (ver En la mente de Kowlasky) http://enlamentedekowalsky.blogspot.com/2008/12/entre-el-conde-y-el-nikita.html 
me encuentro algo confuso con una cuestión de género.

Hace unos días, apareció publicado el Real Decreto 35/2010 relativo al ingreso, promoción y ordenación de la enseñanza en las Fuerzas Armadas. En su capítulo I (Disposiciones Generales) artículo 2.2 dice lo siguiente:
     "Así mismo, siempre que en este reglamento se haga referencia a los términos de Graduado, Licenciado, Ingeniero e Ingeniero Técnico, Arquitecto y Arquitecto Técnico y Diplomado, deberá entenderse que abarcan también a sus correspondientes del género femenino."
Más adelante, en el Anexo II, expone los diversos Títulos del sistema educativo general con los que se puede ingresar en los centros docentes militares de formación.

Mi duda es la siguiente, ¿A qué o quíen se refiere el Real Decreto? ¿A los Titulos o a los titulados?

En caso de referirse a los titulados, sí entiendo la aclaración del capítulo I, pues podríamos decir licenciado o licenciada, abogado o abogada, presidente o presidenta...
No lo entiendo si nos referimos al Título, ya que, de acuerdo con la Real Academia de la Lengua, la idea general o genérica, es inherente al masculino. El título de Ingeniero (como idea general) define a todos aquellos que han obtenido dicho título una vez superado el correspondiente plan de estudios, independientemente de su sexo.

Luis tiene el título de Ingeniero. María tiene el título de Ingeniero. El es ingeniero, ella es ingeniera. Ellos son ingenieros, pues los plurales masculinos también pueden designar conjuntamente una pluralidad de hembras y varones.

Entiendo por tanto, que al referirnos al Título y al ser este genérico, es improcedente la aclaración del capítulo I.

Otro caso distinto es demagogo, pues no es título sino caracteristica.

El Presidente es un demagogo, la Vicepresidenta es una demagoga, el Ministro es un demagogo, la Ministra es una demagoga. Por lo tanto, todos ellos son demagogos masculino plural.

Otra curiosidad relacionada con el género:
génos del griego, designa tanto al género gramatical como el sexo de los seres vivos. Lo mismo ocurre con el término alemán Geschlecht. Sin embargo, este sentido no es completamente aplicable al español, donde, como el término inglés gender, significa género gramatical.
Si esto es cierto, ¿cuando hablamos de violencia de género nos estamos refiriendo a la violencia gramatical? ¿A qué se refiere esta violencia gramatical, a violencia de palabra (insultos) o a la forma de violentar nuestra lengua por parte de nuestro gobierno de demagogos?
Si estoy equivocado, por favor hacédmelo saber.


Jugarse la carrera

Hoy voy a daros lectura doble, esta primera la tenía guardada en mi Moleskine y por fin me he decidido a sacarla a la luz. La segunda, se convertirá en primera tras su publicación en el Blog y por tanto ésta en anterior. ¡Vaya lío!

Diariamente, leo el BOD (Boletín Oficial de Defensa). En él, vienen reflejados aspectos tan diversos como vacantes y destinos, ascensos y condecoraciones así como distinta reglamentación vinculada a las FAS (Fuerzas Armadas). Es una recomendable lectura para saber cúal es la evolución y cuáles los cambios que afectan en estructura y organización a nuestras FAS. También, como es lógico, podemos encontrar disposiciones generales que con origen en otros ministerios o instituciones y que, aún siendo reflejados en el BOE (Boletín Oficial del Estado), aparecen publicadas para su general conocimiento.

Este es el caso de la Declaración Institucional -del Ministerio de la Presidencia (BOE 293 de 5 de diciembre)- de reconocimiento a miembros de las Fuerzas Armadas en la transición a la democracia con especial mención a la Unión Militar Democrática (UMD).

Sí, habéis leído bien, no  es reconocimiento a las Fuerzas Armadas en su conjunto, sólo a algunos miembros de ellas.

Desde mi punto de vista, ese reconocimiento debería haber sido a las Fuerzas Armadas como Institución, pues independientemente de la acción u omisión de miembros puntuales a favor o en contra del proceso democrático, fueron las FAS en su conjunto, las que contribuyeron con su actuación a este proceso.

"... Un grupo de militares con convicciones democráticas constituyeron el 1 de septiembre de 1974 la UMD..." No dudo de sus convicciones, pero me consta que en el seno de las FAS, al igual que en el resto de la sociedad a la que pertenecen, había un gran número de militares con las mismas convicciones democráticas. La diferencia, estriba en que unos decidieron desarrollar sus convicciones cumpliendo con su deber profesional y manteniendose dentro de los cauces legales y la disciplina, mientras que otros optaron por la creación de una organización con carácter político prohibido antes y ahora en nuestras FAS.

"Sufrieron procedimientos fundamentados no en su profesionalidad sino en su apoyo a la democracia" Sinceramente, creo que tampoco es cierto, se les juzgó con arreglo al Código de Justicia Militar, por rebelión militar y conspiración para la rebelión. Se les juzgó por acciones contrarias a la legalidad vigente en ese momento como fue la creación de una organización política  y clandestina, no por su talante democrático. Otros Jefes y Oficiales que con el mismo talante democrático permanecieron fieles a la legalidad no fueron perseguidos ni sancionados.

"Pusieron en riesgo su carrera" Sí, en ocasiones ocurre así. El momento de la decisión es crítico, en combate puede suponer la Laureada de San Fernando o la muerte. Apostaron y perdieron, de igual manera que el 23 de febrero de 1981, otros militares también en contra de la legalidad vigente, apostaron y gracias a Dios perdieron.

No tengo nada personal contra los componentes de la UMD, es más, sé que alguno de ellos eran profesionales de gran valía, pero creo que también es justo reconocer que su actuación no fue reglamentaria. Obraron con arreglo a su conciencia y eso es loable pero lo hicieron de forma ilegal y eso es sancionable.

No se trata de juzgar aquí si el motivo fue justificado, el proceso claro o las penas excesivas. Sólo quería señalar que no me parecen correctos los términos en que esta Declaración Institucional ha sido redactada.