sábado, 9 de abril de 2016

Camino de Santiago I (Carrión de los Condes-Ledigos) 2 Abril 2016


Son las 11:00 de la mañana y, puntuales cual relojes suizos,  acudimos a nuestra cita en Carrión de los Condes, inicio de nuestra etapa en "El Camino". Tras un café, para despertar nuestros motivos, iniciamos la etapa no sin antes perder unos minutos buscando plátanos por las calles del pueblo. La etapa, se ofrece aparentemente sencilla, sin desnivel, apta para todos los públicos. 24 Km nos separan de nuestro destino,



24 Km de compañía, de soledad, de pensamientos... Cada uno llevamos dentro nuestro Camino, nuestros motivos, compartidos a veces ocultos otras, cada uno a su ritmo. Los primeros 17 Km se hacen duros, una interminable recta entre campos de cereales sin posibilidades de aguada, menos mal que hace fresco, aunque no frío, y esto contribuye a que nuestro recorrido no sea excesivamente duro. Sin embargo, el viento en cara, hace que nuestro avanzar sea más dificultoso, hace también que nos enfrentemos cara a cara a nuestros problemas. Se presenta como un reto a nuestros pensamientos. Los últimos kilómetros, desde Calzadilla de la Cueza, discurren en paralelo a la carretera salvando un pequeño desnivel, pero este pequeño esfuerzo tiene su compensación y nuestro transporte de vuelta Carrión está listo.

Alojados en Real Monasterio de San Zoilo y repuestos de nuestro caminar y tal, nos juntamos a cenar en el restaurante del mismo hotel, Las Vigas. La noche transcurre sin novedad y tal.








El domingo se promete lluvioso a lo largo de nuestra nueva etapa, ademas, uno de nuestros componentes manifiesta más dolores que el resto del equipo, que ya son muchos, por lo que decidimos cambiar el día de marcha por otro dedicado al bien merecido turismo por la zona.
Iniciamos nuestro recorrido en el mismo Hotel-Monasterio, paseando por su claustro e iglesia, para luego dirigir nuestros pasos a la Villa romana La OlmedaVRO.








De la Villa romana, nos dirigimos a Villalcazar de Sirga, donde nos espera Pablo Payo para mostrarnos Santa Maria la Blanca,  y a continuación invitarnos a comer en el  Meson de los Templarios.


















Termina la jornada y el fin de semana, pero no podemos dejar de hacer una visita a San Martín en Frómista, tras un café en la Venta Boffard (No hay comentario,  pero promete).








En fin amigos, nos vemos en otra. Un abrazo.