miércoles, 27 de enero de 2010

Jugarse la carrera

Hoy voy a daros lectura doble, esta primera la tenía guardada en mi Moleskine y por fin me he decidido a sacarla a la luz. La segunda, se convertirá en primera tras su publicación en el Blog y por tanto ésta en anterior. ¡Vaya lío!

Diariamente, leo el BOD (Boletín Oficial de Defensa). En él, vienen reflejados aspectos tan diversos como vacantes y destinos, ascensos y condecoraciones así como distinta reglamentación vinculada a las FAS (Fuerzas Armadas). Es una recomendable lectura para saber cúal es la evolución y cuáles los cambios que afectan en estructura y organización a nuestras FAS. También, como es lógico, podemos encontrar disposiciones generales que con origen en otros ministerios o instituciones y que, aún siendo reflejados en el BOE (Boletín Oficial del Estado), aparecen publicadas para su general conocimiento.

Este es el caso de la Declaración Institucional -del Ministerio de la Presidencia (BOE 293 de 5 de diciembre)- de reconocimiento a miembros de las Fuerzas Armadas en la transición a la democracia con especial mención a la Unión Militar Democrática (UMD).

Sí, habéis leído bien, no  es reconocimiento a las Fuerzas Armadas en su conjunto, sólo a algunos miembros de ellas.

Desde mi punto de vista, ese reconocimiento debería haber sido a las Fuerzas Armadas como Institución, pues independientemente de la acción u omisión de miembros puntuales a favor o en contra del proceso democrático, fueron las FAS en su conjunto, las que contribuyeron con su actuación a este proceso.

"... Un grupo de militares con convicciones democráticas constituyeron el 1 de septiembre de 1974 la UMD..." No dudo de sus convicciones, pero me consta que en el seno de las FAS, al igual que en el resto de la sociedad a la que pertenecen, había un gran número de militares con las mismas convicciones democráticas. La diferencia, estriba en que unos decidieron desarrollar sus convicciones cumpliendo con su deber profesional y manteniendose dentro de los cauces legales y la disciplina, mientras que otros optaron por la creación de una organización con carácter político prohibido antes y ahora en nuestras FAS.

"Sufrieron procedimientos fundamentados no en su profesionalidad sino en su apoyo a la democracia" Sinceramente, creo que tampoco es cierto, se les juzgó con arreglo al Código de Justicia Militar, por rebelión militar y conspiración para la rebelión. Se les juzgó por acciones contrarias a la legalidad vigente en ese momento como fue la creación de una organización política  y clandestina, no por su talante democrático. Otros Jefes y Oficiales que con el mismo talante democrático permanecieron fieles a la legalidad no fueron perseguidos ni sancionados.

"Pusieron en riesgo su carrera" Sí, en ocasiones ocurre así. El momento de la decisión es crítico, en combate puede suponer la Laureada de San Fernando o la muerte. Apostaron y perdieron, de igual manera que el 23 de febrero de 1981, otros militares también en contra de la legalidad vigente, apostaron y gracias a Dios perdieron.

No tengo nada personal contra los componentes de la UMD, es más, sé que alguno de ellos eran profesionales de gran valía, pero creo que también es justo reconocer que su actuación no fue reglamentaria. Obraron con arreglo a su conciencia y eso es loable pero lo hicieron de forma ilegal y eso es sancionable.

No se trata de juzgar aquí si el motivo fue justificado, el proceso claro o las penas excesivas. Sólo quería señalar que no me parecen correctos los términos en que esta Declaración Institucional ha sido redactada.

No hay comentarios: